El Pepino

>> viernes, 28 de diciembre de 2007

El pepino es originario del sudoeste de la India, donde se cultiva desde hace más de 4.000 años, aunque se ha difundido a muchas y diversas regiones del mundo entero.
Desde la antigüedad, su uso por el hombre le ha atribuido distintas aplicaciones, algunas de ellas de tipo fantástico o mágico: como el caso rodear al enfermo de fiebre con rodajas del fruto lo que haría que la fiebre se ahogara. Existen referencias, que datan de fechas anteriores a nuestra era, de preparaciones hechas a base de pepino con propósitos suavizantes. Los médicos griegos pregonaban las virtudes del pepino para mitigar el ardor de la carne, incluido el sexual. En el curso de la historia, algunos médicos llegaron a prohibir su consumo, ya que se presumía que permanecía en el estómago y hacía la digestión lenta, que hacía repetir y en algunos casos, sobre todo su ingesta por la noche, causaba dolores de vientre.
Actualmente es empleado externamente por sus propiedades antiinflamatorias y antipruríticas. El pepino es usado frecuentemente para el tratamiento de desórdenes superficiales de la piel como sarpullidos y lesiones que producen prurito.
Es un hecho que, de entre los vegetales consumidos por el hombre, el pepino es de los de menor contenido calórico por lo que se ha establecido que en su interior hay más de beber que de comer, y por lo tanto es muy recomendado en dietas de adelgazamiento, tanto por su falta calórica como por su efecto diurético.
Contiene vitaminas C, B1, B4, sacarosa, caroteno y minerales como el cobre, hierro, iodo, magnesio y zinc.

  © Blogger templates Inspiration by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP